viernes, 25 de abril de 2014

Queenstown Bike Festival Parte II: Coronet Peak Enduro

Después de una semana de actos deportivos y lúdicos, el viernes santo le tocaba el turno a la carrera de Enduro "Coronet Peak", que se desarrollaría en la estación de esquí y montaña del mismo nombre que es a su vez uno de los sitios favoritos de los locales para senderear.

Senderos de Coronet Peak, con el valle y sus lagos de telón de fondo.
Para nuestro pesar la meteorología no estaba de nuestra parte y tras varios días lluviosos el día se presentaba muy frío y nuboso, había llegado a nevar el día anterior en la zona de cima, así que podéis haceros idea de las temperaturas que tenemos este día a pesar de estar con el otoño recién empezado. Con este panorama mucha gente se quedó en casa pero más de 60 valientes acudimos a cita y estabamos incribiéndonos a las 9 de la mañana.


El plan de carrera inicial era subir a la cima por la misma senda que luego tendríamos que bajar cronometrados, lo que suponía que en la cima habría que esperar a que todo el mundo llegase y luego a que te toque salir, algo que con viento, lluvia y una temperatura cercana a 0 grados no parecía una buena idea. Por suerte tenían un plan B que nos consultaron a los corredores y aceptamos por mayoría, básicamente era subir por la pista de acceso de vehículos y así se podía ir bajando sin esperar tanto.


Sonaba bien lo de subir por la pista, pero cuando empezamos a hacerlo vimos por qué los locales no lo suelen hacer: pendientes muy fuertes combinadas con barro pegajoso y resbaladizo...


Nos tocó empujar más de la mitad del tiempo, unos 45 minutos de sufrimiento colectivo hasta llegar al pico. Ahora tocaba esperar un rato para hacer la primera bajada, nos pusimos ropa y comenzamos a bajar sin dejar mucho tiempo entre corredores, todos queríamos salir cuanto antes!


La primera especial empieza en una senda empinada y técnica que con el barro resbaladizo de hoy se hizo muy lenta, hay que coger el punto al barro y dejar deslizar la bici. Luego tendremos que enlazar mediante una subida durísima con otra senda mucho más sencilla y rápida dónde los peraltes perfectos y los tramos de pedaleo son la tónica general.


Seguimos con terreno arcilloso que resbalaba lo suyo, pero en esta senda era mucho más controlable por la pendiente moderada. Lo que no puedo es seguir con las gafas puestas, entre el agua de la fina lluvia y el barro que salpica no veo nada, decido parar en mitad de la especial y quitármelas, pérdida de tiempo tonta pero hoy tengo claro que no voy a forzar, esta el terreno muy delicado. Aun así hubo muchas caídas y ni yo ni Dylan nos libramos de rebozarnos, incluso lo hicimos en el mismo punto tras un tobogán muy resbaladizo...

En este punto hubo festival del derrape, aquí Dylan fue captado por los cámaras oficiales "besando" el suelo, nunca mejor dicho :D


Esta zona delicada ya era la segunda especial, que era casi una continuación de la primera ya que sólo teníamos 5 minutos de enlace sin apenas subida. Esta era la especial más larga, con 700 m de desnivel que bajar en casi 6 km, y con más de 100 m de desnivel en subida, había que tomarsela con calma pero tanto Dylan como yo empezamos rodando por el suelo en uno de estos toboganes que en seco serían fáciles.


No pasa nada, estamos para pasarlo bien y lo bueno de caerte y no hacerte nada es que luego te lo tomas con más calma, yo llegué a estar tentado incluso de parar a hacer fotos al recorrido, al final no lo hice y os dejo algunas fotos que hice unos días antes "entrenando" esta espectacular senda:


Tras la zona abierta y sin mucha dificultad nos adentramos en un barranco dónde comenzamos tramos muy expuestos y algunos pasos rocosos que hicieron desmontar a más de uno, yo ya me lo sabía gracias a los "entrenos" y en esta zona adelanté a uno de los que no se fíaban de sus ruedas:


Aun así hice la senda muy lento y más de uno me pasó, así que sabía que no llevaba buen tiempo, definitivamente mejor olvidarse del crono hoy. El final de la senda era un rompepiernas dónde incluso tuvimos que saltar una valla antes de acabar la especial!! ¡¡Enduro al estilo Neozenlandés!!

Llegando al final de la senda tras bajar desde arriba del todo en esta larguísima especial.
Tras acabar con las piernas bien tocadas esta especial, nos damos 5 minutos de descanso y afrontamos el siguiente enlace, una subida que nos habían dicho que serían 15 minutos pero que resultó ser bastante más, sólo hay que ver la foto para darse cuenta!!


Además nos tocó empujar bastante también porque de nuevo la pendiente y el barro nos lo pusieron dificil, al menos ahora tenemos algo de vistas!


Es hora de volver a bajar! Esta es una senda "secreta" que poca gente conoce y que no hemos hecho antes, Dylan está con ganas y sale concentrado y a por todas!!


Lo veo perderse en el horizonte y me preparo para seguirlo:


Esta senda tras el tramo superior abierto y sencillo se interna en un bosque de pinos dónde vamos levantando un palmo de terreno, pero con mucho mejor agarre que en las anteriores sendas.


Y de nuevo antes de llegar a meta tenemos que saltar una valla de ganado y continuar con un tramo de pedaleo duro para cruzar un río justo antes de parar el crono!


Todavía tenemos por delante la subida más larga de la jornada, y por ello la organización tiene en este punto el avituallamiento que cogemos con muchas ganas. Pero no sólo hay que comer, tras 1500 m de desnivel negativo de sendas embarradas nuestras bicis están cubiertas de chocolate y todos aprovechamos el río para intentar rebajar la carga!


Con más éxito o menos en la limpieza y con la tripa llena reemprendemos la marcha, vamos a subir una de las "carreteras" más peculiares de Nueva Zelanda: la Skippers Canyon Road. Ni siquiera está asfaltada y discurre excavada en la escarpada ladera, subiendo de nuevo hacia el coronet peak.


Hay que tomarselo con calma, por suerte el terreno es duro y no hay casi barro, y el escaso tráfico va casi tan lento como nosotros así que no hay sensación de carretera, es como cualquier pista de montaña:


Nos recuerdo cuanto tiempo nos costó remontarla, el paisaje es bonito y las pendientes nunca son exageradas así que te permite coger ritmo e ir paso a paso.


Y de repente llegas a un collado y por fin se ha acabado! Es hora de empezar la 4ª especial!


Una senda cortita y rapida, con varios cortados muy buenos para dejarse caer y volar un poco, pero que al final acaba con un tramo retorcido estilo "sacacorchos" que con el barro volvío a ser una trampa en la que volví a caer, definitivamente hoy no es mi día!

Ya sólo nos queda la última subida, unos 20 minutos por la carretera que sube a la estación de esquí, esta si es una carretera de verdad que fue una pequeña tortura subir, sólo salvada por las vistas al valle con Queenstown y el lago escondidos entre las montañas:


La última especial también era una senda "secreta" que nadie conocía, además por discurrir por una finca privada no se podría volver a rodar después de la carrera. Sólo sabemos que en 2,4 km se bajan más de 500 m de desnivel, esto va a estar empinado!!

¡¡Una pareja de valientes hizo la carrera en un tandem!!
Locura de bajada por las praderas llena de toboganes de hierba dónde encontrar agarre era misión imposible, había que andar muy fino con el tacto del freno para no irse fuera, siendo inevitable el festival de derrapes y descontrol constante de la bici. Las curvas suponían todo un desafío que fui salvando con más o menos suerte, llegando abajo con los frenos echando humo y muy cansado de tanta tensión. Tras coger aire era hora de relajarse, estábamos vivos y habíamos sobrevivido a esta locura de sendas!!


Desde aquí teníamos un remonte por parte de la organización hasta el inicio de la carrera, y luego la entrega de premios con una barbacoa en un restaurante cercano donde comentaríamos la jugada con otros locos supervivientes. Hubo muchos abandonos que al menos nos dieron el consuelo de ver que fuimos capaces de acabar e incluso disfrutar este día de auténtico MTB.



8 comentarios:

  1. Me encanta la frase..
    Autentico mtb..;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yeah! Espero que no te importe que te la copie ;)

      Eliminar
  2. Vas a venir como un toro. Te vas a aburrir cuando salgas por aquí, todo te va a parecer un carril bici...jejeje.
    Salud2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas! Cuando vuelva me va a parecer que hay muchas piedras, jaja, aquí las sendas suelen ser hechas para bici y por eso no suelen tener piedras, son tierra compactada, excepto las sendas más chungas del bikepark que son DH puro y son una locura de raices, escalones, toboganes y rocas de pendiente exagerada, Así que ya veremos cuando vuelva si no se me hace raro tanto pedrusco en el camino, sobre todo en tus viniegras ;) Un abrazo!

      Eliminar
  3. Sólo de leer la crónica estoy agotado. Pero vuestras caras de satisfacción lo dicen todo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aunque la ruta fue larga, tanto Dylan como yo coincidimos en que acabamos más cansados el Super D Enduro, ese día si que estaba reventadito, pero también con una gran sonrisa! :)

      Eliminar
  4. Ya llevas buen tiempo por allí.
    Muy bien lo estas pasando,y aqui viendo tus cronicas tambien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya llevo una temporada si, pero no me queda mucho, pronto las crónicas volverán a ser riojanas! Ahora a por el sprint final ;)

      Eliminar