No te lo pierdas:

Finde MTB 22-24 sep: Bosques de Cameros

El otoño ya se acerca y desde Biciorama  os invitamos a disfrutarlo con nosotros en los bosques y sendas de cameros: Para el fin ...

jueves, 11 de septiembre de 2014

Prueba Mondraker Foxy Carbon

La semana pasada tuve el placer de poder probar la nueva Mondraker Foxy de carbono que la marca española ha presentado este año con gran acogida y expectación:

Imagen promocional de la Mondraker Foxy Carbon: www.mondraker.com/foxycarbon
Gracias a los amigos de la tienda Rollerbike tuve la suerte de poder ser uno de los afortunados en subirse y hacer una pequeña ruta con ella, como yo ruedo habitualmente en una Foxy de aluminio 2013 tengo la opción de comprobar que nos aporta el carbono, las ruedas de 27,5 y la geometría de potencia ultracorta.

La bici que voy a probar (no soy el primero ;)
Para la ruta no podemos irnos a las sendas que se merece, pero podemos ir al cortijo para comparar sensaciones en dos de mis más conocidas trialeras. Primero hay que rodar y subir, y ahí la ligereza de la bici de carbono con componentes de alta gama se nota. También el bloqueo de suspensiones que lleva con mando en el manillar, que deja la bici muy muy rígida para las zonas de asfalto o pista buena. Una buena opción para una bici que promete máxima polivalencia.

Sin problema en pistas duras, devora kilómetros. Foto de Yony.
En subida dura y rota es mejor abrir suspensiones y dejar que la trasera nos ayude a superar los obstáculos, y aunque con la potencia muy corta parece que la bici debería tender a levantarse de adelante, no fue así y no tuve ningún problema. La dirección con esta potencia es más rápida y nerviosa pero para rodar y subir no es algo que influya, yo me adapté sin ningún problema.

Potencia de 30 mm y tubo más largo para compensar la diferencia, ese es el concepto Forward Geometry. Foto de Yony.
En subida la transmisión 1x11 que trae de serie con plato de 30 resulta ser una opción muy válida dónde no perdemos desarrollo corto respecto a los habituales 2x10, aunque para el rodador fuerte puede ser poco el desarrollo largo. Aquí si que perdemos un poco de polivalencia que cada uno deberá decidir si le importa para el uso que le quiera dar. Poco más que añadir para las subidas, como las anteriores foxy es una bici que puede subir todo lo que tus piernas te permitan. Pero lo que queremos comprobar más es la diferencia en bajada.

La foxy en el terreno que más le gusta: las sendas.
La primera diferencia que pude notar sobre mi habitual foxy aluminio es la gran rigidez que se nota en el cuadro, lo que sumado a la ya conocida buena absorción del sistema de suspensión Zero hace que la trasera se sienta mucho más precisa. Igualmente la sensación de seguridad bajando es mayor, lo que debe ser por la combinación de las ruedas de 27,5 y la potencia corta, que hacen la bici más larga y por ello más estable.

Más seguridad en escalones y terreno empinado. Foto de Yony.
Sin querer me veo bajando más rápido que nunca esta trialera, dónde la estabilidad importa más que la maniobrabilidad. Aunque no tuvimos muchas curvas para poder probar la bici en terreno revirado, las sensaciones en los giros fueron buenas, convendría una prueba más intensa en ese apartado para ver si la mayor longitud o la potencia ultracorta son mucho inconveniente, de momento no lo pareció.

No tuvimos muchas curvas para probar este aspecto. Foto de Yony.
En resumen, esta bici suponen una clara mejoría respecto a los modelos anteriores, el cuadro de carbono aporta rigidez además de ligereza, y la potencia corta hace la bici más rápida en recta y terreno roto. Las ruedas de 27,5 no son un gran cambio sobre las 26 pero también aportan su granito de arena para hacer la bici más rápida, porque al final lo que realmente noté fue eso, que esta bici te hace ir más rápido!!

Rápida, ¡muy rápida! Foto de Yony.