No te lo pierdas:

Finde MTB 22-24 sep: Bosques de Cameros

El otoño ya se acerca y desde Biciorama  os invitamos a disfrutarlo con nosotros en los bosques y sendas de cameros: Para el fin ...

martes, 2 de octubre de 2012

¡¡Viva San Mateo!!


Pues eso, que siempre son bienvenidas las fiestas, y cada uno en fiestas hace lo que más le gusta...


Yo empecé las fiestas encima de la bici, mientras sonaba el chupinazo Óscar y yo estábamos en la Marcha Correcaminos de Miranda, junto a 200 bikers más disfrutando de un recorrido muy divertido lleno de sendas de todo tipo y de nivel técnico medio-alto.



 Muy recomendable esta marcha si te gustan las sendas, buena organización y muy buen ambiente.


Ya durante la semana festiva, las tardes fueron las elegidas para rodar por las sierras más cercanas a Logroño, empezando por lo más típico: Clavijo y San Prudencio.

Subiendo a Clavijo.

Bajada por el camino de San Prudencio.

Aumentamos el nivel al día siguiente con Diego y Vitin en otro "martes endurero", dónde pude comprobar como baja el nuevo "pepino" de Diego, o más bien que bien baja Diego con este nuevo jierro, tan bien que me costaba seguirle y en las fotos sólo salió Vitin, jeje.

Por la senda de "la muela".

Camino viejo de Trevijano.

Siempre bonito el barranco de Trevijano (y muy divertida la senda que lo recorre).
Tenéis más fotos y datos de la ruta en el blog de Diego: http://martesendureros.blogspot.com.es/2012/09/barranco-trevijano.html

Y sin descanso, que hay que aprovechar las fiestas, el día siguiente estoy con Óscar dándole otra vez a las sendas, en esta ocasión por Viguera.

Subimos por la cantera y desde allí por la senda a Cerro Arao.
De cerro arao seguimos por la senda de Peña Saida y nos plantamos en la senda de Luezas.
Regresamos a cerro arao por el pilón, y por Miraflores bajamos de nuevo a la cantera para coger las trialeras, ya mientras atardece.
Trialera final llegando a Viguera.
Una ruta llena de sendas en subida y bajada que te deja muy buen sabor de boca.

Y para rematar los sanmateos, una ruta nueva para descubrir una zona lejana de nuestra Rioja, Enciso, y un bosque húmedo que resiste en medio de un paisaje muy árido.

El hayedo de Poyales entre los secos paisajes de la rioja baja.
Esta ruta la comenzamos en Enciso, lugar conocido por la cantidad de icnitas que hay en sus alrededores. Y ya que estamos aquí, comenzamos realizando el recorrido denominado "senda de los dinosaurios", que comienza con una pista que sube fuerte y te calienta enseguida.

Enciso desde un rampón hormigonado.

Llegamos a un área recreativa y dejamos la pista para seguir por senda, que pronto comienza a bajar, todo en un entorno realmente seco, con aspecto semidesértico.


Vamos bajando superando los escalones que han hecho en la senda y con tramos fáciles pasamos un mirador, para acabar bajando hacia las losas dónde se encuentra el principal yacimiento de icnitas, totalmente acondicionado para su visita.


La bajada por la senda vallada tiene algo de complicación por los escalones artificiales y las roderas del agua, pero aquí lo importante son los dinosaurios que te vas encontrando...


Salimos a la carretera y continuamos por ella hasta el Villar, desde dónde empieza la ruta de verdad.

¿Algún lugar abandonado en las montañas del atlas? No, es la parte alta y olvidada de Elvillar.
Desde el pueblo sale una pista que remonta por un largo barranco, el cual deja el paisaje tan seco para ir subiendo en la escala vegetal de forma paralela a nuestra subida en altitud.


Y tras una rampa durísima, y a una cota de unos 1200 m de altura, llegamos al bosque húmedo, un precioso hayedo que todavía se mantiene bien verde.


La pista suaviza en esta zona y nos permite disfrutar más del lugar, con algunos momentos que sale fuera del hayedo y nos deja vistas a toda la subida.


Terminamos la ascensión con un tramo de pinar y un último tramo de hayedo cercanos ya a la línea de cumbres de esta sierra (separación con la provincia de Soria).


Comemos un merecido bocata al sol porque el aire es fresco, y menos mal porque esta zona en verano es un auténtico cocedero y el agua escasea. Para bajar, vamos a optar por buscar una antigua senda que nos llevará a la aldea de Poyales. Comenzamos dejando la pista para seguir por unas agostadísimas praderas que dejan una sensación de estar en la sabana...


Bajamos muy rápido siguiendo unas rodadas primero, y una senda después.


La senda se complica algo y se va cerrando de vegetación, pero buscando el sitio llegaremos a unos corrales en un collado.


De aquí seguiremos por sendas un poco sucias pero ciclables hasta otros corrales, y de allí hasta la fuente, y digo la fuente porque es la única que debe haber por aquí con agua todo el año. Como han canalizado esta fuente han hecho una trocha muy basta pero que nos sirve para llegar a Poyales sin más problema.


A pesar del aspecto tan seco de la zona, el barranco del pueblo es muy húmedo gracias al agua que le llega de la fuente anteriormente citada, aunque ahora por la época y porque se han llevado gran parte del agua el arrollo no está en su mejor momento.


Para regresar a Enciso, seguiremos el GR, que primero va por la carretera, pero que desde Elvillar nos deja unos divertidos últimos kilómetros de senda pedregosa y algo técnica que a mi me gustó mucho.



Una entretenida y bonita ruta juntado dos puntos singulares de esta zona: las icnitas y el hayedo de poyales. Y como no puede ser de otra forma, antes de volver a casa un baño en las aguas termales de Arnedillo nos deja como nuevos. Zona recomendable para conocer otro tipo de paisajes que también merecen la pena.

Track. Dificultad media. Duración: 4-5 horas. Evitar en verano y llevar bien de agua.


2 comentarios:

  1. Buenas y variadas rutas,me quedo con la copla (track) de la de Enciso y Poyales, me ha gustado el contraste .Es una zona que tiene mucho que mostrarnos y descubrirnos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la zona sorprende en esta época por lo árido, en primavera seguro que la impresión es otra, pero ahora parece semidesértica. Luego el hayedo se encarga de recordarnos que no lo es, así que te deja algo más tranquilo, jeje. En todo caso, visitar algunas icnitas y de paso Arnedillo bien merece la pena para pasar un día.

      Nos vemos.

      Eliminar