jueves, 8 de septiembre de 2011

Las "cuestas" de soto

Este último finde fuimos a Soto de Cameros para buscar la bajada más dificil que conozco, ya que ya hacía mucho que no la "sufría", y digo sufrir porque siempre que voy acabo dolorido...

Salimos de Soto y subimos por su famosa "cuesta de Soto", una pista reciente que sube con una pendiente muy fuerte dirección el pinar y el cordal que nos lleva a Zenzano o Santa Marina. Antes era de gravilla, ahora la han hormigonado y ha perdido dificultad, aunque sigue siendo una buena pared...


Subimos sin descanso hasta el pinar, donde ponemos dirección Zenzano, ya por una pista muy llevadera. Tras coger la pista del cordal, bajamos por ella muy rápidos hasta una pequeña balsa cerca ya de zenzano.


Aquí ya paramos y nos preparamos porque vamos a empezar la bajada. Y además investigando una senda nueva para evitar la pista siempre embarrada que lleva al cortafuegos. Hacemos una primera incursión a pie por la senda para ver que pinta tiene, y aunque la entrada está sucia, luego por el robledal parece que está muy bien. Aprovechamos para despejar un poco la entrada y a por ella!


Muy bonita y divertida senda, algo técnica pero básicamente llana y bastante limpia de zarzas, aunque con varios troncos caidos de pequeño tamaño que se pasaban montados sin problema. Pero no todos... y ahí estaba Oscar para quitarlos del camino. Ojo, no intenten hacerlo en sus casas, los troncos son muy traicioneros y se vuelven contra ti, ¡o contra tu bici! (Aunque parece dificil, ese tronco acabó cayendo contra la bici de Oscar...).


Tras estar a punto de destrozar la bici con el tronco, seguimos la senda hasta llegar a un vallado, que tenemos que saltar. A partir de ahi, seguiremos una senda poco marcada pegada al vallado, ya en fuerte y técnica bajada, aunque completamente ciclable, al menos para Oscar...


Pronto llegamos al objetivo: el cortafuegos "de la muerte". Nombre un poco tonto pero que refleja lo que es: una bajada cuasi-imposible. En realidad el tramo muy dificil son unos 20 o 30 metros como mucho, donde la pendiente infinita y el poco agarre hacen que bajar sea un suicidio. Oscar no lo conocía pero se tiró sin pensarlo ni buscar la trayectoria...


Yo me lo pensé más... pero al final ninguno pasamos completo. Oscar con varias paradas (alguna no deseada...) se hizo todo, y yo tras la primera parada no deseada me comí el orgullo y bajé un tramo a pie. Tras la zona más empinada la cosa se convierte sólo en "dificil" y ya se puede bajar, pero también luchándolo.


La postura para bajar: peso centrado entre las ruedas, brazos y piernas flexionados, mirada varios metros por delante...


Una vez acabada la bajada, se puede seguir dirección la senda del cañón, o remontar hacia los corrales de Zorraquín, junto al Cucurucha, para bajar por la senda antigua. Esta última opción fue la nuestra, aunque nos hizo sufrir una subida muy dura... comienza facil y divertida entre pastos y bosques...


Pero después se convierte en rampas durísimas y continuadas que nos obligaron a empujar un buen rato.


Tras este tramo sufrido, salimos a los corrales de Zorraquín, desde los que bajaremos a Soto por la técnica senda, que podemos calificar de dificil, pero no muy dificil...



Y como no puede faltar, cuando llegas a soto hay que bajar la escalera en zig-zag, siempre un reto dificil.


Una ruta para buscarse el límite, tanto en las subidas como en las bajadas.

Track. La dificultad de la bajada primera es MUY ALTA, la segunda alta.


Nos vemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada