No te lo pierdas:

Finde MTB 22-24 sep: Bosques de Cameros

El otoño ya se acerca y desde Biciorama  os invitamos a disfrutarlo con nosotros en los bosques y sendas de cameros: Para el fin ...

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Sendas por El Mallo: La Muela y el Piojo

Para este sábado nos decidimos por perfeccionar una ruta que ya habíamos realizado parecida, pero que pudimos mejorar hasta dejar una ruta totalmente optimizada entre Leza y Trevijano.

Por las praderas sobre Trevijano. Foto de Óscar.
Salimos desde la curva muerta de la carretera del Leza, justo a la altura del monasterio de San Prudencio, y tras remontar por carretera unos kilómetros cogemos la pista que sube al Mallo.

Día nublado pero de temperatura muy agradable.

Subimos tranquilos pero pronto se va cogiendo altura y bonitas vistas, aunque lo que nos sorprende es ver la clase de rebaños tan extraños que pastorean por aquí...


Queda claro, pista sólo para bicis:

El Laturce y su cruz al fondo ¿la ves?.
Llegando arriba, por supuesto vamos a coger la senda del Mallo y no seguir por la pista. Aquí empieza la verdadera ruta, vamos a ir empalmando sendas ya casi hasta acabar.

Restos de Otoño en el vallecito que cruzamos. Foto de Óscar.
Cada vez me gusta más esta senda, si vas un poco protegido contra las zarzas se disfruta de muchos tramos bonitos y divertidos en subida.

Foto de Óscar.
Llegamos a la senda de La Muela y la cogemos con ganas, bajando muy rápidos por su terreno variado pero dónde al menos quise hacer una foto para admirar las buenísimas vistas, con el robledal en pleno apogeo otoñal.


Salimos a la carretera de Trevijano junto a su ermita del Cristo, dónde paramos a descansar y comer algo con bonitas vistas. Queda la segunda parte de la ruta, volver al inicio, y lo haremos pasando por el pueblo y subiendo por su antiguo camino de Clavijo...

Foto de Óscar.
Tras un inicio difícilmente ciclable, el camino se va moderando y va dejando atrás el pueblo, llevándonos a unos praderíos dónde destacan las ruinas de la ermita del Cúpulo, de la que por sus privilegiadas vistas se decía que servía de "enlace de comunicaciones" entre las ermitas de Serrías y de Legarda (en Mendavia nada menos), que eran hermanas pero que no se podían ver entre sí, por lo que lo hacían a través de esta.

Desde luego, se ven muchos cosas desde aquí arriba. Foto de Óscar.
La subida desde aquí la hacemos entre los bancales que forman las praderas, ya que el camino de Clavijo propiamente dicho está perdido. Se sube despacio pero se deja subir prácticamente todo montado.

Foto de Óscar.
Paisaje idílico el de estas praderas con sus caballos pastando, la ermita citada y el pueblo al fondo.


Llegamos a la parte alta de las praderas tras un buen calentón, y desde aquí seguiremos por la loma hasta llegar a la zona pedregosa, dónde cogeremos una senda de vacas que nos bajará sin problemas hasta volver a retomar el antiguo camino de Clavijo.


Hemos perdido algo de desnivel pero desde aquí cogemos una senda con piedras pero que permite rodar.

Foto de Óscar.
Pronto salimos al camino que lleva a Zorralamuela, muy cerca de la cima de hoy, dónde terminamos nuestra ascensión.


Nos preparamos para bajar... y a darle caña.



Seguimos el trazado habitual de la senda del Piojo, pero tras el cortafuegos del pinar, nos desviamos a la izquierda para seguir nuestra versión "negra" de la senda, que tras un tramo de bajada hacia el barranco divertido y lento, nos obliga a seguir una senda en subida para retomar de nuevo la cresta habitual.


Seguimos bajando disfrutando de esta senda de dificultad media que permite correr por este terreno yesífero  que tan desolado parece.


Antes de terminar la senda, dejamos el rastro más marcado para seguir hacia la cresta y tirarnos por una senda motera que tras un tramo de mucha pendiente, va ladeando entre unos bonitos arbustos que ahora están muy amarillos y nos ha tapizado el suelo...


Y acaba con un tramo muy divertido de rodar, un auténtico "sacacorchos" que rodea una peña desde la que pude ver bajar perfectamente a Diego.


Nos queda un tramo muy corto de empujar la bici para salir del barranco y en un momento estamos en el inicio. Una ruta que deja muy buen sabor de boca en sus sólo 20 km, pero que con más del 50% por sendas se convierte en una ruta perfecta para una mañana.

Track. Dificultad técnica Media - Alta. Duración: 3:30 - 4:00 h. Ciclabilidad casi total, sólo hay puntos concretos que son muy difíciles de superar en subida. Mejor en Primavera, Otoño e Invierno, puede haber problemas de barro, aunque sólo si llueve mucho o muy reciente.

2 comentarios:

  1. Bonito recorrido Alberto, lastima que el día no estuviese mas limpio para disfrutar mejor de esas vistas que nos regalas.
    Me llama la atención lo desolado del paisaje y una gran sensación de soledad, no se si es que en las ultimas semanas estoy permanentemente metido entre hayas y la cosa cambia un montón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena que no saliese el sol si, ya van muchos días que no me deja sacar buenas fotos porque no hay buena luz, pero es lo que toca. El paisajes si que está algo "desolado", sobre todo porque la zona más baja es de terreno con yesos y en solana, lo que hace que no sea fácil que crezca vegetación... y la parte alta tiene la habitual deforestación del camero viejo, aunque al menos las praderas ahora verdes le dan un toque más vivo. Por esta zona lo más recomendable para senderismo son las rutas del cañón del leza y la visita al dolmen del collado del mallo sobre Trevijano, por si algún día te acercas. Un saludo.

      Eliminar