Entrada destacada

Fines de semana de MTB en Cameros

El otoño ya está aquí y desde Biciorama  os invitamos a disfrutarlo con nosotros en los bosques y sendas de cameros: Durante los fines...

sábado, 19 de octubre de 2013

Ainsa Zona Zero: Senderos entre pueblos y barrancos.

El pasado fin de semana nos juntamos 4 bicisenderistas para ir de nuevo a Ainsa a disfrutar de las rutas que el centro BTT Zona Zero propone en el prepirineo del sobrarbe.

Prepirineo Sobrabense.
Ósacar y yo lo tenemos ya bastante rodado, mientras que para Sergio es su segunda visita y la primera para Edu, en todos los casos seguro que volveremos.

Edu y Sergio enfrentados al pirineo.
En esta ocasión para el sábado elegimos hacer la ruta 17 del centro BTT: "Guara Milenaria", en los límites del parque natural de la sierra y cañones de Guara, paraíso para todos los deportes de montaña y especialmente para los barranquistas.

Algunos barrancos también se dejan "navegar" ;)
Comenzamos la ruta desde el pequeño pueblo de Bárcabo, y al poco de empezar debemos cruzar el río Vero, encontrando en nuestro camino las características zonas de "roca madre" tan abundantes en Guara.


Tras cruzar el río dejaremos el sendero para subir por asfalto hasta Lecina, bonito pueblo de casas tradicionales de piedra bien conservadas.


Desde aquí cogeremos una preciosa senda tradicional, encajada entre muros de mampostería seca, y que en suave ascenso nos va haciendo disfrutar.


Estas son las sendas que te enamoran de guara, tradicionales, bonitas, entretenidas... perfectas para la bici.


Tras unos tres kilómetros llegaremos a la fuente de Laspuña, con un refugio, un pocito y un entorno boscoso y húmedo ideal para una parada rápida, tras la que reanudamos la marcha sin prisa.


Terminaremos la subida por otra carretera secundaria hasta el pueblito de Betorz, desde dónde comienza la primera y más cañera bajada del día.

Óscar baja con "moto style" derrapando y con el pie fuera. 
Esta senda nos lleva por un barranco secundario hacia el cauce principal del río Vero, con tramos de pedaleo entre la vegetación mixta que puebla estos valles.



Sergio gozando.
Tras una divertida y de dificultad modera senda, saldremos al río Vero justo a la altura de uno de sus principales molinos antiguos.

Molino del río Vero. Foto de Sergio.
Buen lugar para parar junto a su gran piedra de moler, y tras volver a cambiar al modo "ascenso", continuamos ruta hasta alcanzar Almazorre, desde lo alto de cuyo pueblo sale un sendero cumbrero muy entretenido de pedalear.


Por este sendero de suaves subidas y bajas nos acercamos a Eripol, dónde haremos nuestra principal parada del día a devorar el merecido bocadillo, con un agradable solecito de otoño que inspiró a Sergio y nos sacó esta foto tan "brillante" ;)

Sin duda un mañana "deslumbrante". Foto de Sergio.
Tras un tramo corto de pedaleo por esta senda caemos en picado por un tramo de losa pura de roca.

Foto de Sergio.
Suelta frenos que esto agarra mucho!


Tras esta corta pero intensa bajada llegamos a Hospitaled, dónde afrontamos la última subida del día hacia el alto de Camporroyo.


Tras empezar la subida encontramos un cartel advirtiendo de que había batida de caza, ya estamos avisados así que íbamos pendientes por si veíamos algún cazador. Así fue, a mitad de subida encontramos la primera postura, y es un francés que aunque muy amable y sin molestarse, nos comentó que había más posturas por la pista. Retrocedimos un poco pensando que hacer, y tras un buen rato mirando opciones de rodeo o de regreso, tuvimos la suerte de que llegaron el forestal y otro cazador comentando que habían acabado por esa zona y que podíamos seguir. Tengo que destacar el buen trato que nos dieron, sin molestarse por haber entrado en la batida, sin malas caras, y además habiendo señalado pertinentemente el camino, nada que reprocharles y mucho de lo que echamos de menos por nuestra tierra. Nos dejaron continuar y tras alcanzar la aldea de Frontiñán, continuamos subiendo por una muy dura senda.

Foto de Sergio.
Algunos tramos se hizo inevitable empujar la bici por la pendiente y lo suelto del terreno, aunque la senda también nos recompensó con unas bonitas vistas de este prepirineo sobrabense.


Tras llegar sufriendo a la zona de cumbres, la senda nos da un descanso para llaneando acercarnos al inicio de la última bajada del día, en este caso con terreno de piedra suelta y movediza, cuidado con pasarse de frenada!


Tras cruzar un barranquito continuamos bajando por un camino muy rápido y sin dificultad de nuevo hasta Hospitaled, desde dónde por una suave pista regresaremos al inicio ya saciados de bici.


Una ruta para disfrutar de las sendas antiguas y los pueblecitos de esta zona que conectan. No es la más espectacular de paisajes pero el disfrute sobre la bici está asegurado. Aunque de vuelta a nuestro apartamento en Ainsa teníamos pendiente una de las bajadas con más fama de la zona, las curiosas "badlands":

Sergio disfrutando del subidón de las badlands.
Esta corta pero muy muy divertida bajada se caracteriza por discurrir por estas lomas de terreno árido pero con unas ondulaciones naturales perfectas para disfrutar "surfeando" y saltando sobre ellas.

Lomas para disfrutar. Foto de Sergio. 
En una bajada cortita así que hubo que hacerla dos veces para compensar ;)  Terminamos ya atardeciendo "lavando" y exprimiendo la bici por el barranco que descubrimos en nuestra anterior visita.

En Aínsa hasta los ríos se pedalean. Foto de Sergio.
Perfecto final para acabar otro día de bici y sendas cortesía de los amigos de Zona Zero, que están haciendo un gran trabajo.

El domingo volvimos a subirnos a la bici para seguir disfrutando de la zona, y en este caso nos decidimos por una de las bajadas que más nos habían recomendado, "la coasta". Subimos a Campodarbe y desde allí partiremos para terminar de remontar hasta el cerro de la coasta.


Gran bajada, larga y variada, más bien rápida y como mucho bosque dónde ver pasar los pinos a toda velocidad.


Algunos pasos más técnicos le daban el punto de dificultad y variedad a la senda, que entre giros, toboganes y escalones te deja plenamente satisfecho tras bajar 500 m de desnivel.


Esta senda nos deja en Boltaña, donde el río Ara baja tranquilo y claro en otro día de otoño perfecto para disfrutar del monte. No nos metimos al agua pero el sitio es perfecto, lo apuntamos para el verano!


De camino hacia la segunda senda del día nos encontramos un precioso puente al final del barranco bañera, esta tierra está llena de rincones con encanto.


En la parte alta de este mismo barranco hay una tirolina muy larga que cruza este barranco y forma parte de una Vía Ferrata- circuito de aventura entre Boltaña y Campodarbe. Tiene que ser un subidón dejarse caer por ahí...


En esta foto no se nota el tamaño, os pongo otra desde más atrás que se ve con más perspectiva, de hecho la cuerda ni se distingue pero sí el poste desde el que sale, ¿lo veis ahí pequeñito? Buf! Tiene que parecer que te estás tirando al vacío!


Nosotros a lo nuestro, y es que ahora nos toca dejar la carretera para por una senda dura ir subiendo dirección a Espierlo.


Bonita subida con algún tramo a pie pero en general ciclable, llegando a los alrededores de Espierlo desde dónde las vistas son muy buenas como os ponía también en la primera foto. Es increíble la cantidad de pueblecitos que hay en estas montañas, curiosamente muchos en lo alto de los cerros.


La bajada desde aquí es muy distinta a la coasta, mucho más lenta, con curvas muy cerradas, mucha piedra y losas, escalones...


Una buena forma de acabar este fin de semana en ese paraíso de senderos llamado Aínsa-Sobrarbe.


10 comentarios:

  1. Espectaculares sendas,barrancos y pueblos,gracias por mostrarlos y contribuir a sacarlos de su "olvido".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que los pueblos de esta zona en su mayoría han sobrevivido al abandono, y con la llamada turística del pirineo se ven muy cuidados, con muchas sendas señalizadas y recuperadas... da gusto recorrerlos, y en gran parte gracias a gente como la que ha hecho el centro btt de Ainsa y la asociación de amigos de los caminos del Sobrarbe. Ahora recogen los frutos de años de siembra, lo merecen.

      Eliminar
  2. bonito reportaje, que envidia dais

    ResponderEliminar
  3. a mitad de la crónica, me entran unas ganas locas de volver..¡¡
    ainsa engancha...el pirineo engancha..bendita droga esta..¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso estamos, para que esto sirva de recuerdo, buen finde pasamos! Y ya veis los demás, cuidado con la bici que engancha!! ;)

      Eliminar
  4. ¡Muy buena!
    Disfrutando de esa zona que empiezas a conocer casi tanto como nuestras tierras riojanas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya casi me resulta tan familiar la silueta de la peña montañesa como la del león dormido, jajaja, pero no te creas que la zona es muy grande y aun no hemos repetido ruta, además cada año hacen nuevas, así que volveremos!

      Eliminar
  5. Que envidia (sana) me dais y que droga mas buena.
    Un reportaje magnifico, gracias por mostrarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de enseñarlo, y si da un poco de envidia como para animar a la gente a moverse, mejor ;)

      Eliminar