No te lo pierdas:

Finde MTB 22-24 sep: Bosques de Cameros

El otoño ya se acerca y desde Biciorama  os invitamos a disfrutarlo con nosotros en los bosques y sendas de cameros: Para el fin ...

martes, 28 de enero de 2014

Senderos hasta no poder más: La "Maxiavalancha" de Cerroyera

Hacía mucho que tenía en mente unir los senderos que descienden desde la cima de Cerroyera con la vía romana del iregua hasta Torrecilla, un auténtico festín de más de 15 km de sendas que te deja totalmente saciado.

A mitad de nuestra bajada, admirando las vistas con Torrecilla asomando todavía lejos.
Saldremos desde el barrio "barruelo" de Torrecilla, y hoy la novedad es que re-estreno bici, la zorrita verde se lesionó en acto de servicio y ha sido sustituida por su hermana gris con toques rojizos:


En cuanto a la ruta en sí, como decía partimos de Torrecilla para hacer la clásica subida a Cerroyera por Ribavellosa, para lo que empezamos por la vía romana y enseguida a sudar...


Salimos a la carretera de Ribavellosa y continuamos a buen ritmo por ella hasta que llegamos al cruce con la pista que sigue hacia cerroyera, por la que seguimos nuestro camino. El día había amanecido lluvioso, estuvimos a punto de quedarnos en casa pero las previsiones de mejoría se cumplieron y hasta nos dejaron ver un rato el sol.


La pista sube sin mucha pendiente y junto a un bonito arroyo de montaña, todo ello hasta que ya nos acercamos al final y aparecen las rampas más duras junto con algunas paelleras...

Álvaro sufriendo las paelleras. Foto de Diego.
Tras pasar esta zona un pinchazo nos retrasaría un rato, pero nos dejaría recuperar para afrontar el duro final de la ascensión, ya con restos de las leves nevadas que esa misma noche habían caído.


Las antenas marcan la cima, último esfuerzo!

Antenas de Cerroyera. Foto de Diego.
Las vistas desde la cima se ven tapadas por las nieblas que suben desde el valle, quizá es mejor así :)



Nos refugiamos del moderado aire que sopla aquí arriba para cambiarnos de ropa y ponernos protecciones, es hora de empezar nuestra avalancha!


Seguiremos la línea de cumbres hacia el oeste en un tramo de poca pendiente con algún repecho y dónde lo más destacado son las vistas en este día de apariencia siberiana:

Cumbreo de cerroyera. Foto de Diego.
Al final de esta suave cresta se esconde el tramo más complicado del día, una corta trialera pedregosa y hoy además húmeda, ¡empieza a subir la adrenalina!


Y tras la zona técnica, una bajada rápida por praderas para soltar frenos y dejarse ir, freeride my friend! ;)


Salimos a la zona del portillo de las monjas, dónde aprovechamos el refugio de las encinas y la calma que aquí reina para hacer nuestra parada de almuerzo. Hay que recuperar fuerzas que quedan aun muchos kilómetros de senderos.


Seguimos las sendas que llaneando con suaves subidas y bajadas nos llevarán hacia el noreste, y tras encontrar una pista, pronto la dejamos para continuar por una serie de divertidas sendas que aunque con algún tramo cerrado, nos dejaban pasos técnicos y más tramos fluidos.


Estas sendas nos llevan dirección Viguera, y cuando ya vemos asomar la cantera, cambiaremos el rumbo para ir hacia el oeste a buscar nuestra entrada especial a la vía romana.

Foto de Diego.
Tras la aproximación la fiesta empieza cuando seguimos una cresta rocosa con tramos trialeros que ya van exigiendo control y tacto con el freno...


Y entre subidón y subidón (de adrenalina se entiende ;) un descansillo para a ver las buenísimas vistas al valle...


Y también al siempre curioso "castillo" de viguera:

Foto de Diego.
En una de las zonas de losa las cuatro gotas que han caído hacía un rato habían puesto su particular grip "jabonoso", y aquí el que primero va es el que se lo encuentra, sin tiempo para reaccionar y con muchos boletos para acabar en los arbustos, como le pasó al bueno de Sergio:

A ver que se me ha caído una monedilla por aquí... :D   Foto del Diego "caza-revolcones".
Son las cosas del directo, los demás aprendimos de su experiencia y evitamos pisar esas losas mojadas que resbalaban como el hielo, terminando este tramo sin más sorpresas.


Salimos a la vía romana y nos queda por delante esta siempre entretenida pero también dura senda, sobre todo a estas alturas de ruta.


Sube un repechón, bajadita, repechón, descaso y repechón, bajadita... así vamos pasando los kilómetros de senda que nos llevan ya con las piernas ardiendo en cada subida, mientras los bosques y claros se van sucediendo...

Foto de Diego.
Llegamos al collado que marca el inicio de la bajada final ya con las fuerzas justas, pero aun con ganas de aprovechar esta buenísima senda por lo que nos exprimimos en la bajada, llegando al inicio con ganas de siesta. Y alguno no pensaba esperar ni a volver a casa para empezarla!

Más que saciados... Foto de Diego.
Uno de esos días en que quedas totalmente saciado de bici, pero sabiendo que tras descansar un poco la retomaras con más ganas.


Track. Dificultad Técnica Alta. Duración: 4:00 - 5:00 horas. Época recomendada: todo el año. Evitar con lluvia por la peligrosidad de un par de tramos, pocos problemas de barro.


jueves, 16 de enero de 2014

Tregua invernal en Viniegras: Ventrosa y el monte Urbaña

Hemos empezado el año con ganas de hacer nuevas rutas, y en cuanto vimos que el tiempo estaba estable y  "caluroso" (para ser enero, claro), nos entraron ganas de buscar una ruta de altura con la que volver a admirar los paisajes más alpinos de nuestra tierra:

La Rioja alpina: sierra de la demanda desde las laderas del monte Urbaña.
El objetivo de hoy es ascender al monte Urbaña, cima significativa situada entre Ventrosa, Brieva y el valle del najerilla, lo que hace que sea muy reconocible y también que tenga muy buenas vistas, sin duda un pico a tener en cuenta. Partimos desde Ventrosa para ascender por la buena pista dónde tras un primer tramo soso nos internamos en una preciosa dehesa de encinas.


Esta dehesa ya nos va haciendo disfrutar de la subida mientras cogemos altura, y al salir de ella aunque estamos a mitad de camino a la cima ya se aprecia un buen desnivel.


La pista continua sin gran dificultad con la referencia cada vez más cercana de las antenas y la estación meteorológica del gobierno de La Rioja, y aquí no podemos evitar acercarnos y parar junto al montón de piedras que tantas veces he visto desde la webcam que hay allí instalada, con la característica vista hacia el embalse de mansilla.

Foto de Diego.
Muy buenas vistas desde aquí, pero esto no es la cima, aun nos queda un trecho por ascender, y ahora dejaremos la pista principal para hacer la ascensión por la cuerda oeste, siguiendo unas rodadas de todoterreno que en su primer tramo nos hacen desmontar.


Pronto podemos volver a pedalear ahora por las praderas que ya no dejaremos hasta la cima. Aquí ya nos sobra toda la ropa, estamos en enero pero la temperatura es muy buena y la manga corta se agradece (el que la ha traido).


Praderas y más praderas dónde la rueda se pega como una lapa y te parece que vas arrastrando un ancla, pero aunque sea más duro prefiero esta subida que la pista...


En este tramo cada uno ha escogido un camino para intentar superar lo mejor posible este cumbreo, y cuando estoy en la zona de cima veo a lo lejos aparecer a Diego por el sur, meto el zoom al máximo y esto es lo que sale ;)


Preciosa llegada a la cima, dónde sobresalen unas rocas entre las praderas que son un buen mirador hacia el valle del najerilla, que queda muy abajo, con la niebla tapando todo más allá de Anguiano.

Cima del monte Urbaña: 1.671 m.
Esta si que es la cima y aquí toca una merecida parada a almorzar. No hay que resguardarse del viento porque es inexistente y con la temperatura que hay se está de vicio allí arriba. Comemos todo lo que llevamos y todavía nos permitimos hacernos unas fotos trialeando las rocas de la cima, empieza a haber ganas de bajar ;)


¿Y por dónde vamos a bajar? Pues por dónde se pueda, la mayor parte de esta bajada consiste en seguir las praderas que por las lomas van bajando, o no tan bajando...


Encontramos unos neveros y como esto es vete por dónde quieras, allí que vamos a pisar un poco de nieve, la cual debería ser mucho más abundante en esta época!


Las zonas de pradera en fuerte pendiente te periten coger gran velocidad, toda la que te atrevas a llevar, freeride!


Otros tramos de bajada son más lentos pero muy bonitos...

Foto de Diego.
No todo son praderas, giramos nuestro rumbo para por sendas de animales poner dirección al collado de Tajariñas que se ve distingue perfectamente a los pies del pico que le da nombre.


A pesar de ser sendas de animales poco claras no tenemos problema en alcanzar el collado y volver a dejarnos caer por sus amplios pastos...

Collado Tajariñas. Foto de Diego.
Desde aquí cogeremos una senda clara que baja en fuerte pendiente y pone más dificultad a nuestro avance, pero que resulta muy divertida. En una zona en que nos salimos de la senda para evitar unas feas raíces Álvaro decidió que quería comprobar si la hierva estaba blandita ;)


Por suerte sólo fue un resbalón a baja velocidad y todo quedó en unas risas. Continuamos el camino pero dejamos esta senda que sigue bajando hacia el barranco para nosotros seguir llaneando por la ladera hasta tener Brieva ya cláramente visible como nuestro objetivo.


Aquí llega la parte menos clara de la bajada, en la que nos internamos entre antiguos bancales que ahora tienen muchos espinos y zarzas para cortarnos el paso por las sendas. A ver si podemos encontrar algunas zonas limpias...


Siguiendo la zona que habíamos visto como la más limpia en los mapas y buscando los pasos entre las terrazas, conseguimos bajar con sólo alguna parada para buscar la mejor opción, saliendo a la Iglesia de Santa María de Barruso, bajada superada con éxito!


Hemos completado la primera parte de la ruta y la que parecía más complicada, tanto por desnivel como por la larga bajada sin sendas claras que seguir. Si los animales pasan, nosotros también! ;)


Aprovechamos para cargar agua, comentar la jugada y volver a ponernos en posición de "subida", ya que todavía tenemos que regresar a Ventrosa, y lo haremos por la senda antigua que conectaba ambos pueblos y que hoy en día es parte del GR 190.


La subida comienza bien, vamos remontando un barranco primero por un camino que se va naturalizando para continuar como una senda, en una zona dominada por las encinas. Sin darnos cuenta nos desvíamos del GR y tardamos unos minutos en apreciarlo, toca volver hacia atrás a recuperar la senda buena. Aunque lo de buena es un decir...


El GR enseguida nos obliga a empujar la bici durante unos buenos tramos (unos 10 min) que suben haciendo eses por un barranco hasta salir a zonas más llanas dónde ya podremos volver a montarnos.

Foto de Diego.
Vemos el collado y aunque ya estamos castigados por las horas de bici, con ganas se termina de subir lo que queda montados, llegando a las praderas que forman el conocido como puerto del palo, con su característica piedra hincada en forma de "palo".

Puerto del Palo: 1.280 m.
Vaya subida más dura la de este puerto, que pensábamos que sería algo más ciclable, pero todo pasa y sólo nos queda prepararnos para disfrutar de la bajada a Ventrosa.


Rapidísima bajada con un principio pedrogoso y con zonas rocosas pero muy noble y sin gran dificultad.


En unos minutos estamos en Ventrosa y acaba esta gran ruta inverno-primaveral. Nos ha quedado un gran sabor de boca y lo celebramos con una buena comilona en la Venta de Goyo, esto si que es un final feliz ;)

Track. Dificultad Técnica: Alta. Duración: 3:30-5:00 horas. Cuidado con la bajada que no hay sendas y hay muchos cambios de dirección por lo que es fácil confundirse, sobre todo al final que está algo sucio. Mejor época: Primavera. Sin problemas de barro.